Reconocimiento para la plantilla


"La situación es crítica, peligrosa y difícil de combatir, lo entendemos, pero los que corren el riesgo día a día son los empleados que siguen trabajando cara al público."

Así comenzaba nuestra circular del 23 de marzo de este mismo año. A día de hoy dicha afirmación continúa estando vigente ya que, aunque se hayan tomado medidas de prevención, el riesgo no ha desaparecido y no desaparecerá mientras sigamos sufriendo esta pandemia.
Nuestro mayor deseo es que esta situación se supere rápidamente y se pueda volver a la normalidad lo antes posible, con todos los compañeros en perfecto estado de salud.

Pero, mientras llega ese ansiado momento, solicitamos que se reconozca el esfuerzo a todos los empleados y empleadas que están atendiendo al público, al igual que se está haciendo en otros sectores de actividad considerados tan esenciales como el nuestro. En esos sectores se está premiando con pagas extras o bonus el buen hacer y el esfuerzo del personal que hace posible que se pueda atender al público y cubrir el servicio que las respectivas empresas proporcionan a la sociedad.

Comprendemos que la empresa no va a querer hacer ningún desembolso de efectivo, pero ¿no se podría recompensar el esfuerzo, la tensión soportada y el riesgo asumido con al menos un día de libre disposición por cada semana de servicio de atención al público, durante la duración del estado de alarma?
Sabemos que no es ni mucho menos todo lo que se merecen, pero sería una pequeña compensación por el sobreesfuerzo de atender las oficinas con la plantilla presencial reducida, por el riesgo evidente ante un posible contagio y por los momentos de tensión vividos que pueden darse tanto con clientes como por el peligro de llevar la enfermedad a sus propias familias. Serviría como reconocimiento y acto de buena voluntad de la empresa ante esta gran plantilla que ha sufrido mucho en los últimos años y aún así demuestra cada día su resistencia y su profesionalidad.

Todos tenemos que recordar que, aunque no se nos mencione en ningún medio de comunicación, la plantilla de las entidades financieras también forma parte de los héroes anónimos que consiguen que en esta situación excepcional no se desmorone la sociedad y siga funcionando la parte de la economía activa.
Y nosotros, los bancarios, tenemos que pensar que somos merecedores de una pequeña porción de los aplausos en los que todos participamos cada día a las 20:00 desde nuestras ventanas y balcones.

Y esperamos que el desempeño de la plantilla de las oficinas en estos momentos tan difíciles se recompense ahora, y que se recuerde en el futuro .