El Tribunal Supremo abre las puertas para que los empleados de banca reclamen cláusulas suelo


La sentencia Nº 642/17 de 24-11-17, (Casación 320/2015) dictada por el Tribunal Supremo es favorable a una empleada de banca tras reclamar a la entidad prestamista la aplicación abusiva de cláusula suelo contenida en escritura de préstamo hipotecario. Esta sentencia es muy importante para que los empleados de banca puedan reclamar (como el resto de clientes) la aplicación de las "cláusulas suelo" contenidas en préstamos hipotecarios, con algún matiz que expondremos seguidamente: en el caso juzgado, ha quedado acreditado que la actividad profesional de la empleada demandante en su banco no guardaba relación alguna con la concesión de préstamos hipotecarios a tipo de interés variable conteniendo cláusula suelo.

HECHOS:

1.- Dada la condición de empleada de banca de la prestaría, hacía innecesaria la información precontractual, y en función de la claridad de la cláusula, estaba en condiciones de conocer la existencia de la cláusula y cómo operaba o qué incidencia tendría en la determinación del interés.
2.- Es cierto que un empleado de banca familiarizado con estos contratos, aunque tenga la condición de consumidor cuando concierta un préstamo hipotecario con un banco para financiar la adquisición de una vivienda, pues actúa en un ámbito ajeno a su actividad profesional o empresarial, precisa de menos información (sobre todo precontractual) relativa a en qué consiste y qué efectos tiene la cláusula suelo.
3.- No obstante, la sentencia falla a favor de la empleada por dos circunstancias:
a) Por no haberse acreditado ninguna clase de información previa antes de la firma del contrato, ni durante la misma, más allá de la lectura de la escritura por el notario.
b) Porque la actividad que la empleada demandante prestaba en su banco no guardaba relación con la contratación de este tipo de pólizas de préstamo hipotecario con interés variable y cláusula suelo. La demandante era gestor operativo en actividades ajenas a la concesión y contabilización de créditos hipotecarios.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

1º.- Infracción del art. 80.1 del Real Decreto Legislativo 1/2007 de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y jurisprudencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo contenida en la Sentencia del Pleno de la Sala Primera de 9 de mayo de 2013, nº 241/2013 y su Auto de aclaración de 3 de junio de 2013 y Sentencia de 18 de junio de 2012, nº 406/2012. 
2º.- Infracción de los arts. 5 y 7 de la Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre Condiciones Generales de la Contratación, con infracción de la jurisprudencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo contenida en la Sentencia del Pleno de la Sala Primera de 9 de mayo de 2013, nº 241/2013 y su Auto de aclaración de 3 de junio de 2013.

CONCLUSIONES:

1.- Los empleados de banca tienen la consideración de consumidores como el resto de clientes.
2.- Aunque precisen de menos información que los clientes sobre el contenido de las condiciones de un crédito hipotecario, sin embargo, si no se dedican a la concesión de dichos préstamos tienen el mismo derecho que ellos de cara a recibir la información previa requerida en la legislación vigente de cara a la concertación de un contrato.