Teletrabajamos, pero seguimos en estado de alarma. ¿Lo sabe Liberbank?


¿Seguimos en estado de alarma?
Oficialmente sí, y con una nueva prórroga en ciernes.

Pero la jefatura comercial de Liberbank ha debido confundir la vuelta al trabajo de los ciudadanos de sectores no esenciales con la vuelta a la normalidad, porque la presión comercial ha vuelto.

Y en la situación que vivimos no es ético, moral ni tal vez legal activar campañas comerciales que hagan acudir a clientes a las oficinas para gestiones no esenciales ni de primera necesidad, ni presionar a la plantilla para que venda igual desde su casa que desde una oficina.

Porque no, no se puede comercializar productos al 100% teletrabajando.

Si tomamos como ejemplo una campaña de fondos de inversión, nos encontramos con que MIFID establece normas como la obligatoriedad de cumplimentación de test, la entrega de documentación legal y la firma del cliente. Esto es insalvable e imposible de cumplir por teletrabajo.
Se le puede indicar al cliente que lo haga por Internet, aunque los resultados sean bastante dudosos.
Pero lo que no debe hacerse en ningún caso es posponer ninguna firma, porque puede conllevar sanciones tanto económicas como disciplinarias y perjuicios para la entidad si el cliente se niega a firmar los documentos y exige la restitución de su capital completo, algo que no sería la primera vez que ocurre.

¿Y qué pasa con la LOPD y el RGPD?
El número particular de teléfono es un dato personal y no hay obligación de dárselo ni mostrárselo a clientes, por no hablar de que al tener nuestro número personal ya no queda garantizada la desconexión digital fuera del horario laboral. No se pueden realizar llamadas comerciales con número oculto según Ley 29/2009.
La única solución es llamar desde teléfonos corporativos, y siempre que tengamos el consentimiento explícito del cliente.

Por último, tampoco podemos olvidarnos del asunto de los gastos a cargo del trabajador durante el teletrabajo.
¿Va a asumir Liberbank el pago de las facturas telefónicas por llamar a clientes, la compra de posibles equipos si no los tenías (porque la empresa no ha preguntado a nadie), la contratación o el consumo de servicios como Internet o la electricidad, el desgaste y/o posible rotura de móviles , ordenadores, etc … ?

Seguimos creyendo que la empresa debería plantearse llegar a algún acuerdo con la plantilla para compensar en la medida de lo posible todos estos esfuerzos que para Liberbank son invisibles pero para l@s emplead@s son algo cotidiano desde que empezó la crisis.