Reunión del 9 de enero entre sindicatos y Liberbank


En el día de ayer los sindicatos mantuvimos con Liberbank la primera de una serie de reuniones que la empresa, en lo que parece un cambio de talante, propone que sean trimestrales y de carácter informal, en aras de un mejor entendimiento entre todas las partes y en las que poder tratar los temas más importantes que afectan a la plantilla. No se trata pues de reuniones de relaciones laborales, que deben ser formales y de carácter jurídico, sino de una especie de mesas de diálogo sin orden del día.

Como es de suponer, lo primero que se ha pedido por parte de la unión sindical es la retirada de las medidas unilaterales, a lo que contestaron que ese tema no estaba en la agenda. Como ya sabéis, estas medidas han sido denunciadas ya antes la justicia por todos los sindicatos pero era obligado seguir intentando la vía amistosa. 

De forma conjunta también entregamos un escrito de alegaciones sobre el registro de jornada que ya está en funcionamiento y que no hay por dónde cogerlo, y del que tendremos que hablar más en los próximos días.

Tanto en este y otros muchos asuntos presentados, como el caso de los centros de trabajo con personal procedente de distintos territorios y con distinta regulación horaria, o la imposición de horarios singulares en algunos centros sin ningún tipo de negociación y sin respetar lo dispuesto en el Convenio colectivo o en la ley, han quedado en contestarnos próximamente.

También hablamos de flexibilidad, un derecho que nace de una modificación de la ley (marzo de 2019), a lo que contestaron "estamos trabajando en ello", la misma respuesta que dieron ante asuntos como los Planes de Igualdad, la integración de los distintos Planes de pensiones o la Evaluación de riesgos psicosociales. 

Alguno de los presentes preguntó por las previsiones de cierres de oficinas, a lo que respondieron que ese asunto podía haberse tratado en el periodo de consultas, dando por sentando que sus razones para iniciar dicho peridodo fueron válidas. Le recordamos a los representantes del empresario que existen muchas dudas sobre la figura del agente financiero, que Liberbank parece estar utilizando de forma intensiva para destruir empleo fijo y con derechos. De hecho, la justicia ya se están pronunciando al respecto y condenando a las entidades financieras a pasarles a la plantilla ordinaria. Les advertimos de que si apreciamos represalias o abuso de estos falsos autónomos para trasladar o despedir trabajadores fijos plantearemos una demanda por conflicto colectivo antes de que esto se convierta en una red de franquicias.

Se habló también sobre cierres parciales de oficinas y los gastos de dietas y kilómetros en los que deben incurrir los trabajadores en ellas destinados, pidiendo también en esto pronunciamiento de la empresa. La empresa se mantiene en su línea de no querer asumir cualquier incremento del gasto pese a que deba cumplirse con la ley.

En resumen, valoramos como positivo que la empresa quiera abrir una vía de diálogo con los respresentantes de los empleados diferente a la judicial, pero aún debe verse que su intención no es puramente estética sino que hay ánimo de mejora e implicación, contestando a todas las cuestiones que les hemos planteado y demostrando que, efectivamente, "están trabajando en ello" y que los resultados se verán en un futuro inmediato.